El sabor del Mediterráneo a su paladar

0
198

Antes de que Hasan Yildiz llegara a Costa Rica decidió conocer el mundo. O al menos las ciudades que le parecían como un buen lugar para asentarse. Yildiz, de 50 años, nació y creció en Estambul, Turquía.

En nuestro país Yildiz es reconocido por ser uno de los dueños del restaurante Sofía Mediterráneo, pero también por su cafetería Pandeli, Panadería y Delicatessen, especializada en la gastronomía de los países: Turquía, Grecia, Italia, Líbano, Alemania.

Ambos negocios están ubicados en barrio Escalante, San José, en el Paseo Gastronómico La Luz.

Pandeli, abrió hace dos años, pero ya es un importante referente de la “buena panadería”, dice Hasan. Al momento de su apertura, en los alrededores había tres cafeterías, ahora convive con más de veinte.

En Alemania Hasan trabajó como ingeniero civil, pero, haciéndole caso a sus instintos, trabajó junto a unos amigos en un bar.

“Siempre tuve el concepto de la gastronomía”, asegura. Sin embargo, ya no podía vivir más en el país europeo, y supuso que la única forma de encontrar un nuevo hogar era visitando otros países, y experimentando el diario vivir. Fue “mochilero por año y medio”. Conoció Europa y la región del Mediterráneo, como España, Grecia, Italia.

También estuvo en pequeñas islas en el Caribe, y luego llegó a Centroamérica. En Costa Rica tenía un amigo, Mehmet Onuralp, su futuro socio en Sofía Mediterráneo–, quién lo hospedó y le mostró los alrededores.

“Después de seis meses tuve que tomar una decisión y como a finales de 2001 dejé todo, mi casa, mi trabajo y mi novia, y regresé a Costa Rica. La idea era venir por tres meses y viajar a Sudamérica donde pensé que podía encontrar un modo de vida más tranquilo, más calmado”. Pero esos tres meses se transformaron en 16 años.

“Ninguno de esos lugares me hacían clic. Pero aquí tres cosas me convencieron: que no tenía ejército y eso me da gran tranquilidad, y la gente, tan pacíficos; la naturaleza y el clima, es perfecto para vivir”.

“Cuando llegué mi socio tenía un pequeño restaurante y empezamos a trabajar juntos con mi concepto de bar, música, ambiente, y juntamos su conocimiento de la cocina y salió Sofía Mediterráneo. Pero mi área siempre fue postres, pan, y estar investigando.

Pandeli ofrece todos los días más de 15 postres inspirados en los países que el chef recorrió. “Algunos están en el menú, otros se me ocurren en la mañana, cuando horneo. Y cuando se terminan, se terminan”.

Todos los días hay una variedad de seis o siete tipos para la venta, que se acompañan con los alimentos complementarios como “quesos, embutidos, mermeladas, ensaladas.

La historia de Pandeli, Panadería y Delicatessen comienza en el Mediterráneo y nada es frito.

“Lo que a mí me gusta es comer bien, saludable, y eso quiero para la gente”

La panadería, un espacio pequeño, pintado de “azul mediterráneo”, con una terraza abierta por la que entra aire fresco y cálido cuando es verano, y fresco cuando no, comenzó a ofrecer los fines de semana un brunch, el cual se ha convertido en uno de los más buscados de la zona.

Cortesía de La Nación