Satisfactory promueve el diseño costarricense desde barrio Aranjuez

Satisfactory anduvo de casa en casa con un mensaje contundente: valore y compre diseño local para vivir mejor

0
205

A lo largo de cuatro años, Satisfactory anduvo de casa en casa con un mensaje contundente: valore y compre diseño local para vivir mejor. La tienda pop-upsurgía por unos cuantos días en un espacio, atraía a clientes, diseñadores y artistas, y cerraba con la promesa de volver mejor. Ahora que encontró casa fija, su filosofía sigue siendo el cambio.

Desde hace unos tres meses, Satisfactory es una tienda con local fijo en barrio Aranjuez. Asociada con el coleccionista de arte Christian Lesko, la curadora y gestora del espacio, Erika Martin, abrió un espacio donde la oferta se renueva cada tres meses: todo diseño tico, incluyendo peluches, pulseras, bolsos, adornos y también obras de arte, a precios asequibles.

Según Martin, Satisfactory nació “con esa intención de que la gente entienda la satisfacción de vivir con arte y de consumir de otra forma, que nos duren los objetos aunque sea más caro, y saber que no estás explotando a una persona en otra parte del mundo”.

Para la curadora, es importante que la gente conozca quién produce sus piezas; incluso, planea exhibir retratos de los diseñadores para que la gente se familiarice con lo que consume y quiénes lo crean.

Dentro de sus planes también está extenderse más allá de su local actual y diversificar la oferta. “Nuestra idea es, en un par de años, abrir otro espacio de Satisfactory pero fuera de San José”, afirma Martin.