Luna Roja rescata cocina de etnias del país

Propone platillos que combinan diversas textura con sabores auténticos

0
135

El restaurante Luna Roja, ubicado en el Paseo Gastronómico La Luz, en barrio Escalante, propone platillos que combinan diversas textura con sabores auténticos y que nos acercan a nuestras raíces.

De hecho, muchos de sus platillos son producto de las recetas de los pueblos originarios de Costa Rica, gracias a la investigación de la gastronomía de los Boruca, Maleku y otras etnias.

El menú de Luna Roja ofrece 15 platos y cuatro postres, en un menú de las fases lunares, dividido en cuartos crecientes, para lo que son las entradas; lunas llenas, los platos fuertes, las bocas, en los cuartos menguantes y los postres como lunas de miel, además de las lunas nuevas, que son las propuestas originadas de cada visita que realizan en los lugares donde van aprendiendo novedades, todo con ingredientes autóctonos, muy orgánicos, en su mayoría, y al natural, es lo que se puede consumir en este lugar.

Acorde con el concepto del restaurante, ellos mismos siembran lo que necesitan en su propia finca, tal como chiles, culantro, apio, entre otros y hasta las semillas de achiote o el comino, son procesadas en el restaurante.

Una historia suculenta. Silvia Rodríguez, propietaria del lugar, pensó en hacer gastronomía propia, cuando abrió su restaurante. “Soy costarricense y pensé que si tengo que hacer gastronomía voy hacer mi gastronomía y no me veo haciendo otra. Mi felicidad es viajar, y ahí es donde me encuentro la identidad de las culturas y es cuando siento la carencia de nuestra propia identidad y analizo que tengo que ir a mi propia identidad, a la raíz”, comenta Rodríguez.

Así, junto con el chef Pablo Vásquez, quien compartía su misma inquientud, deciden reinventar la identidad culinaria tica.

La utilización de productos de la abuela, especialmente para la salud son ingredientes constantes en este restaurante, como el tomillo que es para inmunizar, el ajo desparasitante y el apazote (evita los parásitos) es utilizado en los frijoles.

 

Nota tomada de La Nación